Blogia
H. Zynisch y los papeles del timonel

Códigos de barras

Códigos de barras Impregnan los objetos de nuestras vidas desde hace mucho tiempo. Algún día serán también parte de nosotros, tatuados bajo la piel u ocultos en chips microscópicos de identificación. La idea nació en 1948 de dos estudiantes universitarios (Norman Joseph Woodland y Bernard Silver) pero no fue hasta 1973, tras la invención del láser y de los circuitos integrados cuando IBM comercializó el primer sistema viable de lectura de códigos. En la actualidad estamos hasta tal punto familiarizados con ellos que hasta se utilizan como elementos formales en obras artísticas. BARCODE YOURSELF es un bonito ejemplo de como reducir una persona a un sencillo código.

En los últimos años han surgido también varios códigos de barras bidimensionales. En Japón el QR Code está bastante extendido e incluso hay teléfonos móviles con lector incorporado. De hecho, hasta hay un blog escrito en QR Code y se pueden descargar de la red diversos programas para generar estas matrices de código:



[más información]

Otra alternativa occidental es PDF417 (ambos sistemas son open source y tienen libremente publicadas sus especificaciones).

Por cierto, la ilustración que encabeza este artículo es mi código de barras personal. Ya lo saben, es lo que nos depara el futuro, así que no pierdan tiempo y codifíquense cuanto antes.

[vía Information Aesthetics]
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Jordan Flipsyde -

Have no doubts because of trouble nor be thou discomfited

Jordan 11 -

My ceaseless ceaseless effort learns adamancy, can you handhold belong to me?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres