Blogia
H. Zynisch y los papeles del timonel

La tempestad

La tempestad Aunque sé que no es una disculpa válida, lo cierto es que a veces las circunstancias obligan. Decidimos nuestras vidas y tejemos lentas espirales a nuestro alrededor hasta que, sin saber cómo, estamos atrapados en una deshilachada tela de sueños inconclusos, entre un pasado razonablemente imperfecto y un futuro tan indeciso como esperanzador. Pero siempre hay una salida del laberinto para quien quiere buscarla. Y yo la estoy buscando.

Lo que quiero decir es que este timonel no ha abandonado todavía el barco; sin embargo, la mar está inquieta y apenas tiene tiempo para recluirse en su camarote a recopilar los papeles del capitán, que tampoco abandona. Quizás varios días, quizás unas semanas, pero igual que toda tempestad acaba por morir entre los juguetes de un niño en la playa, la tinta volverá a correr fresca entre los iones teletransportados de tu pantalla. No ha llegado todavía el momento de que todo termine [aquí]. No abandoneis, os pido, este Titanic sin brecha que todavía navega. No cojais los botes, todavía hay vida.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

srpause -

tranquilo, Zinisch. Seguiremos buscando papeles y leyendo recopilaciones aunque sea con la cara borrosa y el nivel del agua demasiado alto para respirar.al fin y al cabo, instalarse una temporada en la esquina del laberinto tampoco esta tan mal.
mas apertas dende Scotland

Leyla -

¡Qué malas buenas noticias! Recuerda que "si lo intentas, ya tienes hecha la mitad", como decía mi madre para que no me frustrara capeando el temporal. Suerte en tu salida del laberinto anyway, y no olvides mandar postales cuando pares a coger fuerzas. Apertas!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres