Blogia
H. Zynisch y los papeles del timonel

El fin que no tiene fin

El fin que no tiene fin B.S.O: Room On Fire, pista 9.

Una de las diferencias principales entre la historia y la ficción es que la ficción siempre tiene un final. Lo sabemos y por eso esperamos desde un principio el click último de la obra en el que todo encaja. Cuando se encienden las luces del cine, cuando se pasa la última página de una novela, cuando el disco de musica llega al final y se escucha el ruido tenue del reproductor al detener la rotación del motor, entonces sabemos que la fantasía ha terminado y que estamos de vuelta en nuestro mundo inconcluso. Ese mundo en que las batallas o bien se pierden o bien permanecen abiertas a la espera de ejecutar su venganza tardía. Nos confiamos o nos resignamos por un instante y al día siguiente aparece en Internet las entradas para un concierto de los Pixies, o de los Doors o incluso de los Backstreet Boys... ¿pero es que nunca hay un final?

Es inútil, pues, esperar a que se tapen las vías de agua del barco. Inútil creer que terminaré de limpiarle el olor a humedad y a algas, porque el final no tiene final. Mejor aprender a convivir con el océano estanco en las rodillas, como Johny Deep en Miedo y asco en las Vegas. Antes aceptar la innata imperfección de una vida que morirse a las puertas de una perfecta quimera, esperando a que su guardián nos permita la entrada.

Tendré que ser breve y necesariamente intenso, y tendré que jugar con las palabras como si fuese su dueño. Sí, creo que una vez más estoy de vuelta, telegrafiando desde una tempestad sin límites. Violaré las reglas de abordo y me saltaré las guardias. Si aún queda alguien para seguir el viaje, que lo aproveché (y gracias por no saltar al bote salvavidas).

The end has no end, the end has no end, the end has no end, the end has no end, the end has no end...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

amaia -

Un sueño( J.L Borges)

En un desierto lugar del Iran hay una no muy alta torre de piedra, sin puente ni ventana.
En la unica habitacion hay una mesa de madera y un banco.
En esa celda circular, un hombre que se parece a mi escribe en caracteres que no comprendo un largo poema sobre un hombre que en otra celda circular escribe un poema sobre un hombre que en otra celda circular......El proceso no tiene fin y nadie podra saber nunca lo que los prisioneros escriben.......

Lo siento por las faltas, es este teclado frances que no se como poner los acentos

sines -

Moi apropiado nestas datas...haberá final?
Siento como una experiencia terrible tener que confiar en la estadística para todo.

Leyla -

El secreto para que el guardián abra las puertas es no pedírselo... por desgracia así parece funcionar el mundo. Te quedará el consuelo de que el camino recorrido nunca queda en balde, pero como nadie puede evitar no viajar en verano, lo mejor es poner el viento en las velas y disfrutar... Pronto hasta creerás oir de lejos la sintonía de 'Vacaciones en el mar'. Apertas!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres